LA RODA DEL VIENTO

Nuevo Album a la Venta:
La Roda del Viento

v2 La Llegada

La Victoria parte hacia España, 1.064 días de navegación.

v2 La Guerra

626 días de navegación, por fin en Filipinas…

v2 La Calma

El 10 de agosto de 1519 sale Magallanes de Sevilla, con 265 marinos y 41 días después desde Sanlúcar de Barrameda para dirigir la armada a través del Atlántico

v2 La Búsqueda

– la agonía
La flota continua en busca del paso al mar del Sur. 437 días de navegación, complicada ruta por el estrecho llamado de la Victoria

v2 Preparativos

Fernando de Magallanes llega a la ciudad de Sevilla, el 20 de octubre de 1517, en ese momento, Sevilla era un puerto comercial de vital importancia, la ciudad donde latía el corazón del mundo.

Citas

“La música por sí misma ya traslada los avatares de una aventura narrada en clave flamenca y con un rigor y magnificencia que ensancha los límites del género y lo dignifican como pocas cosas pueden hacer.  Magallanes y Elcano abrieron nuevas sendas para el mundo conocido, y con esta composición no cabe duda de que también se abren.” El PAIS

 ———–

Venta del Album: El Tiempo por testigo a Sevilla

EL TIEMPO POR TESTIGO… a Sevilla

Un álbum que celebra los 20 años de carrera del autor en el que se recogen 10 obras, 7 actualizaciones y versiones de temas que han marcado, por uno u otro motivo, su carrera y que Dorantes se ha permitido mostrar en este álbum, maduradas y regrabadas años después.

Además, presenta 3 temas inéditos, que en sus propias palabras, son una “búsqueda de nuevo sonido” como son  La Máquina,  Y el tiempo  (ambos a piano – máquina de escribir ) y Barejones – un homenaje a Lebrija y  al barrio donde se crio.

Con su  formación a trío: el propio Dorantes al  piano, Francis Posé al contrabajo y Javi Ruibal a la percusión, en este disco – lleno en matices, fuerza y libertad musical –  sorprende además un Orobroy interpretado por una agrupación de  28 niños pertenecientes al Coro Fundación Meridianos y que integra a 9 colegios del Polígono Sur Sevillano.

Grabado en directo de estudio, con este álbum retomamos el placer de escuchar a Dorantes desde la butaca del teatro.

Eso sí, ahora la butaca la sitúas tú. Toma asiento, apaga tu móvil,  la función va a comenzar.

El Tiempo por Testigo sale a la venta el próximo 27 de septiembre y se vislumbra un largo recorrido con estos primeros 20 años de carrera del maestro Dorantes: un concierto en Sevilla a finales de este mes, gira por varios países de Europa… daremos más información próximamente.

El Piano  y la Olivetti

No era consciente de que ese sonido que llenaba las tardes de mi infancia estuviese tan lleno de compás. Teclas al fin, de una máquina de escribir o de un piano, que nos han hecho gozar con su unión en un tema lleno de swing y de magia. La máquina y el tiempo es una muestra más de que David Peña Dorantes es un creador impar, capaz de convertir una ocurrencia en una obra trascendente, tan difícil de etiquetar como su música.

Uno oye ese traqueteo pegadizo y se le va la cabeza en busca de los Machado, de Alberti, de Lorca o de Félix Grande, que a golpe de tecla también han compuesto “su música” para hacer más grande y más inteligible nuestro flamenco.

Lo fácil (y necesario) es recurrir a los genes para referirse a Dorantes. Nada ha sido más determinante en su carrera que la familia donde ha nacido. El Pinini, La Perrata, El Lebrijano, Pedro Bacán o Pedro Peña no son nombres inventados. Tenía delante de la casa un vergel musical y se escapó por la puerta trasera hacia un erial desconocido. Allí buscó ser diferente para toda una cultura, porque los pianos pretéritos de Jose Romero y Arturo Pavón eran referencias válidas pero lejanas de su horizonte. Hoy, además de su privilegiada sangre, sería injusto no destacar su esfuerzo (¿su rebeldía?) para torcer los caminos y construir un monumento para el flamenco, su piano. En 20 años de carrera cabe imaginar muchas tardes de públicos en pie pero también de horas de trabajo silencioso y de incomprensión para llegar a ser uno de los artistas más conmovedores de la música española.  A por muchos muchos años más. Que no pare la música.

David Calzado.  Periodista y gestor cultural. Colaborador del diario ABC

Venta del Album: Sin Muros

Dorantes es un pianista flamenco empeñado en cruzar las fronteras de tópicos y etiquetas.
La música de Dorantes suena equidistante de Falla y de Miles Davis. Suena popular y jondo, ligero y profundo. Un partitura construida en la caverna de los cabales. Comienza con el contrabajista francés Renaud García Fons, sigue una guajira con Esperanza Fernández. Al rato ha entrado un bandoneón por bulerías, José Mercé por tangos y Carmen Linares por los versos de Federico García Lorca. Nos devuelve a Enrique Morente en unos tientos para piano y tambor japonés en cinco minutos y medio de tesis doctoral. No hay lugar para el alivio, toma “Aliento” por seguiriya con la voz del guitarrista Pedro Peña que muestra el ADN de Lebrija, la zona cero, el epicentro de todo. Llegan Noa, Miguel Poveda y Arcángel para acabar “Ante el espejo” y, como en el mito de la caverna de Platón, no sabemos si el reflejo del piano es una guitarra, es la vida o un simulacro de teclas blancas y negras. Una obra monumental escurrida en esencias que condensan siglos pasados, presentes y futuros.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar